domingo, 12 de junio de 2016

El hombre en busca de sentido



Sobrevivir al campo de concentración y contarlo con serenidad. Explicarnos lo que se sentía y cómo se lograba aguantar un minuto más, un día más, una semana más. Dónde se encontraban las energías, los asideros, las motivaciones. Es lo que hace el neurólogo y psiquiatra Viktor E. Frankl, que estuvo en Dachau y Auschwitz y que, tras ser liberado por el ejército norteamericano al final de la II Guerra Mundial, compuso este libro.
Con una sinceridad durísima, Frankl explica: “Sólo se mantenían vivos aquellos prisioneros que tras varios años de dar tumbos de campo en campo, habían perdido todos sus escrúpulos en la lucha por la existencia; los que estaban dispuestos a recurrir a cualquier medio, fuera honrado o de otro tipo, incluidos la fuerza bruta, el robo, la traición o lo que fuera con tal de salvarse. Los que hemos vuelto de allí gracias a multitud de casualidades fortuitas o milagros —como cada cual prefiera llamarlos— lo sabemos bien: los mejores de entre nosotros no regresaron”. Estas pequeñas anotaciones actúan como su memoria de aquel tiempo, del que consiguió volver vivo pero no indemne. No fue, en el campo, un personaje relevante (“Yo era un prisionero más, el número 119.104”); y, de hecho, llegó a plantearse la posibilidad de “escribir este libro de manera anónima, utilizando tan solo mi número de prisionero”.
El doctor Frankl comprobó que el hombre se sobrepone y se adapta a cualquier situación, por inaudita que pueda antojarse, utilizando la fuerza de su mente y planteándose que la vida tiene una meta y un sentido, que debemos descubrir por nosotros mismos. En esa situación angustiosa es donde se descubre el acero o el barro del que cada espíritu está confeccionado (“Hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la raza de los hombres decentes y la raza de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone de hombres decentes o de hombres indecentes, así sin más ni más”).
De todos los momentos especiales del volumen, me quedaría con éste: las emotivas palabras que pronunció ante un compañero de cautiverio, y que le hizo memorizar: “Otto, escucha, en caso de que yo no regrese a casa junto a mi mujer y en caso de que la vuelvas a ver, dile que yo hablaba de ella a diario, continuamente. Recuérdalo. En segundo lugar, que la he amado más que a nadie. En tercer lugar, que el breve tiempo que estuve casado con ella tiene más valor que nada, que pesa en mí más incluso que todo lo que hemos pasado aquí”. Es imposible leer esto sin que un escalofrío recorra el cuerpo.
La parte final del libro, interesante pero más alejada de lo puramente literario, consiste en una explicación detallada acerca de lo que significa la logoterapia, el método psicológico que utilizaba Viktor Emil Frankl en su trabajo profesional.

Un libro sobrecogedor que conviene leer.

No hay comentarios: