lunes, 18 de febrero de 2019

El bosque encantado




Cuando yo tenía unos diez años, leía con pasión los libros de Enid Blyton, donde Los Cinco, las mellizas de Santa Clara o los Siete Secretos me llenaban la cabeza de fantasía y de aventuras. Ahora, cuatro décadas después, recupero parte de esas sensaciones con la lectura de El bosque encantado, una obra que traduce Víctor Aldea, ilustra Delfina Palma y publica bellísimamente la editorial Destino.
Sus protagonistas son tres chicos llamados Joe, Beth y Frannie, que se van al campo a vivir y encuentran un bosque poblado de seres fantásticos, como el hada Seditas, la señora Lavamucho, Cara de Luna o el señor Comosellame. También se encontrarán con elementos mágicos, que los llenarán de asombro, como ese árbol en cuya copa, cada día, hay un país distinto: el país de los juguetes, el país de la noria, el país del Tembleque, el país de Toma lo que quieras y muchos más. Todo un universo de imaginación, luz, creatividad y buenas vibraciones que provoca que sus jóvenes lectores recorran las líneas de este tomo con una sonrisa perenne en los labios.
Enid Blyton es un valor seguro para esos niños y niñas que comienzan a abrirse al mundo de los libros. Su sentido de la aventura, del compañerismo, del lenguaje, del color, de la sonrisa y de la ilusión no caduca con el paso del tiempo, sino que se aquilata y amplía. Aprovechando que se cumplen cinco décadas de su muerte (falleció aquejada de alzheimer en 1968) disponemos de una maravillosa posibilidad para que la llama de sus obras siga encendida en muchos corazones.

1 comentario:

La Pelipequirroja del Gato Trotero dijo...

Como se nota que somos de la misma generación, leíamos los mismos libros...nuestros gustos nos delatan, al menos en la edad, jajaja.


Besitos.