domingo, 26 de noviembre de 2017

La deriva de la educación superior



Vivimos —y David Cerdá nos lo explica con profusión de datos en las páginas de este libro— una época muy preocupante para la universidad. El asedio de las tecnologías, la influencia mastodóntica del mundo económico, la idea corrupta de que se trata de una mera fábrica de expedición de títulos de cara al mercado de trabajo, el desprecio gravitacional por las humanidades… Son vectores que la desgarran, la erosionan y están provocando en ella una distorsión durísima pero, a juicio del ensayista, reversible.
La absurda consideración de que su tarea consiste en crear “una productiva armada de soldados para el entramado empresarial de un país” supone de hecho “confundir demanda social con valor social”. Porque lo que realmente tiene que ser la universidad es un espacio de preparación multidisciplinar, donde se forje la mente y el temperamento de los estudiantes, para convertirlos en personas formadas, críticas, dialogantes, versátiles, sensatas y desprendidas que sirvan como “dique contra la barbarie que siempre ha amenazado a Europa, y a cualquier sociedad que se sueñe libre, próspera y moral”.
Para alcanzar esa meta se deben cohesionar esfuerzos por parte de todos los estamentos sociales (desde el político que legisla hasta el padre que colabora, desde el profesor que enseña con entusiasmo hasta el alumno que se implica con esfuerzo en el proceso de aprendizaje), porque necesitamos personas formadas que sepan distinguir en todo momento “lo importante de lo secundario, y lo secundario de lo superficial, en un mundo que les entremezcla todas las sensaciones, todos los valores y todas las precedencias”. En ese sentido constituye un error rebajar el nivel para “democratizar” el proceso. Antes bien, todas las partes deben exigirse a sí mismas el máximo rigor, para que la zafiedad, la achicoria y la grisura no impregnen el ámbito universitario en el que ahora “tenemos muchos estudiantes soñolientos y necesitamos muchos soñadores”.
Escrito con una amenidad muy elogiable, con un aparato de citas tan contundente como bien seleccionado y con una lucidez digna de aplauso, La deriva de la educación superior es un volumen que debería ser de lectura obligatoria para todo profesor y todo estudiante en nuestros campus. Porque, como muy bien explican las dos líneas finales del tomo, "en nuestras manos está que se produzca un cambio. Gaudeamus igitur".

4 comentarios:

La Pelipequirroja del Gato Trotero dijo...

Un profesor mío decía que para formar un batallón de ineptos y burros solo es necesario dar la voz de ¡Ya! y ellos solos se ponen en fila, pero para formar un batallón cualificado y dispuesto a darlo todo, ahí hacia falta no solo ganas, si no un esfuerzo educacional superior...y no se por cual de los dos batallones lo decía cuando me miraba, pero si ha conseguido que con el paso de los años no se me olviden sus palabras...

Un beso.

David Cerdá García dijo...

Estimado Rubén

Gracias por tu elogiosa reseña. me alegro mucho de que mi libro te haya gustado. Me encantaría enlazar tu crítica en RRSS, porque creo que capta lo esencial de la obra, si te parece bien.

(Me parece que hay un par de párrafos que se repiten, tal vez puedas eliminarlos)

Gracias de nuevo

Ruben Castillo dijo...

Cierto, David. Muchas gracias por la observación. Ya está enmendada la errata. Por supuesto, será un honor que compartas la crítica donde consideres oportuno. Un saludo desde Murcia.

David Cerdá García dijo...

Gracias a ti, Rubén, un abrazo