martes, 13 de marzo de 2012

Polos opuestos




Que la novela sea el género predilecto por las masas lectoras desde mediados del siglo XIX no es sino un accidente histórico o una nimiedad. Durante siglos lo fue con no menor pujanza la poesía, y aun el teatro, sin que tampoco aquellas veleidades circunstanciales resultaran significativas. Pero sucede que el cuento, salvo en ciertos ámbitos y en períodos temporales muy concretos y más bien limitados, jamás ha sido el género que podríamos tildar de estrella. A pesar de su condición de lectura variada, breve, intensa e imaginativa, nunca los lectores lo han galardonado con su fervor máximo, aunque apellidos como Cortázar, Chéjov, Borges, Carver, Aldecoa o Poe permanezcan asociados de forma casi indisoluble a él. Podríamos resumir diciendo que el cuento reúne todos los requisitos para triunfar en un mundo tan acelerado e inestable como el nuestro, donde la atención lectora no puede ser mantenida en condiciones normales durante mucho tiempo (autobuses, metros, trabajos y gestiones nos atenazan), pero que jamás ha gozado de ese éxito que sin duda merecía.
Ahora, nadando a contracorriente, el escritor Antonio Parra Sanz acaba de condensar su indiscutible talento para los relatos en un libro que Ediciones Atlantis publica con el nombre de Polos opuestos, donde brillan la eficacia, la belleza formal, la sorpresa y la densidad estilística, hasta un punto que embriaga. Dueño de una musculatura narrativa de primer orden, este escritor madrileño (aunque reside en Cartagena desde hace ya algunos años) ha esculpido una veintena de historias donde toda suerte de personajes, situaciones y finales capturan nuestra atención de un modo exquisito e inapelable. Así, en el relato Palabra de honor nos ofrece una inteligente fabulación protagonizada por un escritor de libros de autoayuda que ha alcanzado el rango de bestseller y que responde al nombre de Giorgio Bucconi (aunque podría aventurarse una pronunciación argentina del nombre), quien comienza a ver tambalearse su carrera gracias a una lectora entusiasta, que le hace comprender (sin desearlo) que todo él es un bluff y que la sinceridad ya no anida en sus líneas. O en Ariadna, donde asistimos al desarrollo magistral de una historia deslumbrante de toros y sexo, en la cual somos testigos de la cruda venganza mítica, épica, casi telúrica, de una camarera que compartió una noche de orgasmos con el célebre torero Pedro del Puerto y que luego fue abandonada por éste. O en Caronte, donde conoceremos a Carmelo, auténtica leyenda dentro de los funerarios de Cataira (que es el nombre con el que Antonio Parra Sanz convierte en materia literaria a Cartagena). O en esa delicia estructural y compositiva que es Café solo, sobre un hombre sucesivamente torpedeado por las asechanzas de la adversidad... Muchas historias excelentes, donde Antonio Parra Sanz trabaja con los mimbres del humor (Polos opuestos), las reflexiones sobre la barbarie de las dictaduras (Ojitos de caramelo), el surrealismo (Alta fidelidad), las actualizaciones de mitos clásicos (Polifemo) o la metaliteratura (No hay jurado que se resista), sin que baje ni un milímetro el listón de la calidad. Después de que varios de estos relatos obtuviesen galardones de notable envergadura en certámenes de toda España, el autor se ha decidido a reunirlos en un volumen; y este detalle permite a los lectores descubrir, entre otras cosas, que algunos de los personajes de este tomo aparecen en dos o más cuentos (el fotógrafo Mariano Beltrán, el constructor Ginés Olivares, el donjuán Alfredo Santaolalla, el comisario Marquina); que el paisaje de Cataira empapa varios relatos; y que las conexiones argumentales de unos cuentos con respecto a otros son tan evidentes como significativas y constantes. En el fondo, se respira aquí el ambiente de una novela construida a la manera de un caleidoscopio: los cuentos del volumen se articulan entre sí por sinalefas delicadas pero ostensibles. Estamos, a mi entender, frente a un libro de primera categoría, que permite comprobar la gran magnitud literaria de Antonio Parra Sanz, de quien ya he hablado otras veces en esta misma página. Y puesto que mientras salía al mercado esta obra se estaba cociendo en las prensas su novela Apocalipsis 17,1, es más que probable que en las próximas semanas vuelva a traer su nombre y su firma a este blog. Con toda justicia.

3 comentarios:

Leandro dijo...

Este libro, a tareas pendientes. Y estoy de acuerdo contigo en lo que dices sobre el género. De hecho, casi me resulta incomprensible cómo, con la vida que llevamos, no se impone definitivamente este género tan breve (y dos veces bueno, por consiguiente)

supersalvajuan dijo...

Apuntado.

Antonio Parra Sanz dijo...

Un enorme abrazo de agradecimiento, espero que quienes se acerquen a estas páginas encuentren relatos que les gusten y no les decepcionen. Abrazos para el autor de la reseña